La Crisis económica está teniendo un fuerte impacto en el urbanismo, hasta el punto de que es posible que haya un antes y un después, aunque sólo sea porque se pase del despilfarro constante de recursos económicos y territoriales al cuidado y revalorización de los espacios ya construidos. Es por tanto este un buen momento para repensar nuestras bases teóricas y metodológicas. Y es por tanto también lógico que aparezcan nuevos cursos de Master pensados para la problemática territorial contemporánea. No puede ser de otra manera, una vez demostrado que los conocimientos que brinda la formación de licenciatura no son suficientes.   Es necesaria la especialización, tan poco grata a los latinos…

Entre los cambios, el más notable será el paso de lo cuantitativo, la cantidad de suelo transformado por año, a lo cualitativo, la cantidad de espacio regenerado por año. La escasez, mala compañera, siempre ha tenido una vertiente positiva en lo que se refiere al planeamiento, y es que se pone más cuidado, más esfuerzo intelectual en lo que se hace. Cuando ha y mucho dinero para invertir la prisa suele primar sobre la calidad. No así cuando los recursos son escasos. Y este cambio conceptuales el que va a marcar el urbanismo de la inmediata post Crisis.

En este contexto se lanza el nuevo Master Degree in Regenerating Intermediate Landscapes, ofrecido por la Universidad Internacional de Cataluña, pensado expresamente para formar profesionales capaces de enfrentarse a los cada vez más extensos territorios periurbanos, que no son propiamente rurales ni urbanos y que presentan retos ineludibles. La falta de sentido del lugar, la dependencia del trasporte privado, el aumento del coste de los servicios comunes, el consumo de suelo productivo o la pérdida de espacios patrimoniales son sólo algunos de estos retos.  Superarlos implica conocer las metodologías de análisis y actuación desarrolladas hasta ahora y, además, hacerlas evolucionar. Esto sólo es posible si se destinan a ello el tiempo y los esfuerzos de un grupo de profesionales y, obviamente, de unos alumnos que puedan aportar energía y nuevos puntos de vista. Los cursos de Master son, o deberían ser, sobre todo ámbitos de discusión, ya que en ellos la distancia entre profesores y alumnos se ve reducida por el elevado nivel de formación de ambos, mientras que es fácil que se genere sinergia entre ambos cuando se toman los temas con entusiasmo. Y eso es lo que se pretende con el formato de este Master. Generar sinergias que sean beneficiosas para todos y que permitan, en el medio plazo, crear un fondo de conocimiento propio, diferenciado y útil, que de prestigio al Curso y, con él, a quienes hayan participado.

El Master se plantea como objetivos:

Una formación metodológica especializada  en la regeneración de los paisajes intermedios, a través de su análisis, de las intervenciones posibles y del desarrollo de una gestión integrada

Una formación científica basada en las últimas perspectivas de la investigación internacional

Una oportunidad de conocer iniciativas y realidades particulares de interés a través de trabajo de campo

Una oportunidad para  consolidar unos principios de actuación basados en el equilibrio social, el uso racional de los recursos  territorial y la preservación de la identidad local

Conociendo al profesorado y a la UIC, personalmente no tengo duda de que el Master valdrá la pena y llegará a los objetivos… y más allá.

 

Leave a Reply