Home » Talleres » V Taller, Legazpi

V Taller, Legazpi

El V taller se ha desarrollado en Legazpi, sobre un tema muy concreto:

¿Qué puede aportar al Planeamiento el patrimonio ya consolidado?

El Taller se inició el viernes con una visita a la Ferrería de Mirandaola, que explica en vivo la actividad pre-industrial de la comarca, en la que el trabajo del hierro estaba notablemente desarrollado.

palacio_juntourola (Copiar)

Elorregi, uno delos palacios rurales junto al río Urola. Son la cristalización de la riqueza generada por las ferrerías mucho antes de que apareciera la industria. Estos palacios conforman unos asentamientos en los que además de la ferrería, aparece una ermita y un canal.

El sábado, la fundación Lenbur nos ofreció una visita a la antigua papelera de Patricio Elorza, reconvertida en Chillida Lantoki (espacio), que además de explicar la relación del artista con Legazpi, mantiene en buen uso maquinaria papelera de época.

IMGP2814

Ventanas de inspiración modernista en el despacho del director de la antigua papelera,  (hacia 1930) . También nos acompañaron en una visita guiada por el patrimonio industrial de la población, que incluye diversas naves, viviendas de empresarios y barrios obreros.

IMGP2867

Visita al barrio de san Ignazio, el primero de los barrios construido por la empresa Patricio Echeverria y un excelente ejemplo de asentamiento para obreros, en el que destaca la amplitud de los espacios intersticiales que le confieren una gran calidad urbana.

 

IMGP2877

La “Ruta obrera” permite hacerse una idea de lo que debió suponer esta forma de vida urbana, aunque alejada del centro, a partir de los años 50. También es posible visitar una vivienda y una escuela de la época.

Por la tarde empezó el trabajo de verdad, con las exposiciones que, desde diversos puntos de vista, nos hicieron Ane, Beatriz y Joxean, quienes nos detallaron el proyecto de Plan del Patrimonio. La redacción del Plan es, en si misma, un reconocimiento del valor y más aún, del potencial que el patrimonio industrial tiene para Legazpi.

IMG-20131021-WA0000

Una de las sesiones del Taller en la tarde del sábado…

IMG-20131021-WA0001

… y otra visión más intimista de la misma sesión…

Algunos temas generaron un rico debate, y en particular la “polisemia territorial” generada por determinados elementos patrimoniales, que implica propuestas contradictorias para su conservación. Los jardines de la mansión de Patricio Echevarria y la manera de convertirlos en espacio público fue uno de ellos.

IMGP2922

 

También se trató en profundidad de la importancia del legado industrial para el posicionamiento de Legazpi dentro del marketing urbano, una cuestión completa que implica dar a conocer estos valores a la propia población, un trabajo que, en Legazpi, como ya se explicó, se viene desarrollando desde hace décadas, pero en el que aún queda por hacer.

Tunel_Legazpi

El “tunel” industrial que da carácter a la entrada de la población, y que es un elemento importante del “sentido del lugar” legazpiarra. Sin embargo, aún queda un largo camino para que sea reconocido popularmente como un valor, y no como un obstáculo a la valorización del espacio.

IMGP2949

El domingo, antes de exponer los resultados del taller al alcalde, aún tuvimos tiempo de visitar las antiguas instalaciones mineras de Udana, las primeras que se recuperaron en el País Vasco, en la década de los 90 mediante campos de trabajo, y que hoy yacen un tanto olvidadas junto al collado del mismo nombre, a los pies del Aitzgorri.

Y no querríamos cerrar sin agradecer al  Legazpiko Udala (ayuntamiento), a los ponentes y a diversos legazpiarras anónimos (o no tanto) su colaboración en que éste taller nos haya resultado tan agradable…
A modo de respuesta, las conclusiones han sido estas…

El patrimonio y la ciudad hoy
Los motivos por los cuales se escogió Legazpi para desarrollar el tema de la “fase de Aportación”, esto es, de qué puede hacer el Patrimonio por el planeamiento convencional, se han demostrado como acertados.

Legazpi ha realizado una apuesta en favor de su patrimonio, en la que han participado distintos agentes, como la fundación Lenbur, y de la que la redacción del Plan Especial de Patrimonio es la prueba definitiva.

Primera_lectura_legazpi

 

El plano adjunto refleja el peso que tienen los espacios que pueden considerarse patrimoniales en el núcleo, incluyendo las factorías históricas y los barrios obreros.

 Por todo ello, antes que nada hay que resaltar el hecho de que el Plan tendrá, sin duda una repercusión importante, influyendo en el planeamiento urbanístico general.

La cuestión está más diluida en lo que se refiere al patrimonio rural, que se incluye en el Plan del patrimonio pero que requerirá, sin duda, un proyecto territorial más amplio, tal vez a escala comarcal, para desarrollar su potencial.

 Conclusiones

1.El Plan Patrimonial como herramienta cultural

El plan debe buscar ampliar el concepto de espacio público, espacio de convivencia ciudadana.  Como listado de edificios y elementos, de restricciones también, el Plan de Patrimonio tiene poca fuerza. Es mucho más efectivo como un elemento que dé pie a un proceso de transformación de la manera en que se entiende el legado industrial, la propia historia de la ciudad.

Debe suponer un avance en el sentido de que los ciudadanos sientan suyo el espacio de la ciudad. Si se pierde esta dimensión pública del urbanismo, entonces queda restringido su valor a un uso por parte de los técnicos. El plan debería empezar por este punto Debería ser un documento de culturización ciudadana.  Debería ser más propositivo que impositivo

 

2.Reciclar los espacios valiosos

Tradicionalmente las diversas culturas han reutilizado LOS ESPACIOSBIEN HECHOS para darles otros usos,  que incluso pueden llegar a ser contrapuestos a los originales.

Sin embargo, la cuestión del reuso, íntimamente ligada a la escala del municipio, plantea muchas dudas.

Aun así, NO hay que tener miedo a los espacios vacíos.  Pueden estar vacíos un tiempo, o albergar usos efímeros, pero es mejor que perder estructuras valiosas.  El planeamiento puede optar por mantener los edificios en pie, como transmisores de pasado, pensando en un hipotético futuro. Guardar “la caja de música” para generar resonancias en las generaciones futuras.

 3.Los conjuntos son más valiosos que los elementos aislados

Los espacios intersticiales, son difícilmente incorporables en las fichas. Sin embargo, son de gran importancia. Por ello la elaboración de fichas de barrio es necesaria.

La sucesión de espacios públicos de proximidad, que se encadenan, aunque no se utilicen mucho, da calidad, carácter y valor al conjunto, y es posible mantenerlos con sus cualidades morfológicas y ambientales a partir de las fichas de barrio.

El problema se plantea allí donde no existe ficha de barrio, porque no se reconoce el valor de conjunto que forman los edificios con sus calles. Por ejemplo, el muro de piedra que rodea la casa de Patricio Echeverría tiene un valor simbólico enorme, y si se elimina se pierde de hecho el sentido de la propia casa al distorsionarse la escala y perderse las relaciones espaciales históricas con la calle.

4.El valor real de la industria

Hay que poner en valor, en “grado superlativo” incluso, el patrimonio industrial, las fábricas de Legazpi, porque tienen un carácter extraordinario. El plan podría forzar la reflexión sobre el futuro de la zona industrial, incluidas las relaciones que implica con la vía del tren, el río y la carretera y sus conexiones transversales.

El carácter industrial del suelo industrial histórico debe ser mantenido hasta donde sea posible, por ejemplo no creando nuevos espacios industriales ajenos a los que existen. En el plan del Patrimonio podría plantearse dar incentivos para las empresas que se localizaran ahí, pero el incentivo más eficaz es el no calificar más suelo industrial y pensar opciones para que la modernización de las actividades industriales y productivas pueda beneficiarse de las antiguas estructuras.

5.El patrimonio como recurso estratégico

El plan pone de manifiesto que el municipio tiene un potencial patrimonial industrial muy importante, que puede generar una oferta de cara a planes estratégicos. El plan debería servir, además de como instrumento normativo, como un instrumento a partir del cual la ciudadanía llegue a entender que el patrimonio es mucho más que un museo, está en las calles, los barrios, la capilla, el urbanismo… Y, en todo caso, un museo es apenas el primer paso a partir del cual el valor patrimonial puede expandirse por la ciudad, dándole valor. Un museo es una pieza importante, que debe encajar en un conjunto enfocado a filtrar  y decantar los valores culturales a la población.

Estructura_urbana_legazpi

En el análisis gráfico es ya posible apreciar el enorme potencial del espacio libre en los barrios y las posibilidades de los espacios públicos en la zona industrial, además del camino-mirador

6. La necesidad de la promoción interna

Es necesario un sistema de comunicación interna que haga a la gente valorar el patrimonio, y otra externa, que lo venda como elemento de valor añadido, posicionando a la ciudad en Marketing Urbano. Esto hay que hacerlo a partir de actos concretos tales como días del patrimonio, fiestas o semanas culturales que acerquen a la ciudadanía a su Patrimonio.

Las normativas de preservación de Patrimonio pueden ser muy duras, pero lo mismo sucede con otras muchas legislaciones que se aceptan e incluso se acaban valorando.

Acceso_via_civica b

Una propuesta de reconversión de la característica puerta industrial de la localidad como espacio público, un uso que por otra parte ya existe en cierta forma.

 7.Los patrones de asentamiento como valor patrimonial

 Hay que aplaudir el hecho de que el Plan incluya elementos rurales, de no mucho valor individual pero que en conjunto sí lo tienen.

Se podría definir que los patrones de asentamiento, que incluyen la relación entre elementos, son en sí mismas un valor patrimonial que hay que proteger. El patrón puede ser estudiado para definirlo con precisión e incluirlo en la normativa. Se evitarían problemas como por ejemplo el corte de un canal que servía a una ferrería y que era tan importante para la comprensión del paisaje como la propia ferrería.

En ese sentido la pauta de sucesión de los caseríos, que es fruto de una experiencia centenaria y que incluye casa, caminos, campos y otros elementos, puede ser definida como patrimonio y protegida.

El patrón de los barrios obreros también tiene un valor y una funcionalidad evidentes, por lo que incluso sería susceptible de ser repetido en futuros barrios

8. Hacer visible la magnitud del espacio industrial

 La ladera de la margen derecha del Urola tiene gran interés, ya que pueden permitir unas perspectivas nuevas del núcleo que ayudarían a integrar la imagen del patrimonio industrial en la población.  Para conseguirlo sería de gran interés la adaptación de algunos de los caminos que la recorren en paralelo al ferrocarril, con una cierta altura sobre éste, de manera que permita una perspectiva nueva sobre las fábricas, que resultaría de gran interés.

La ladera tiene también interés en sí, como contrapunto al paisaje “duro” que ofrece el núcleo compacto, por lo que su preservación en las condiciones actuales sería deseable.
Ladera_Legazpi

 

Leave a Reply